Serrería Larrondo

Un negocio familiar

Esta serrería, construida en 1890 por los hermanos Santiago e Higinio Zabaleta Alustiza, servía como actividad complementaria a las labores del caserío. Estuvo en activo hasta 1960 y en 2011 fue declarada monumento.

La maquinaria se movía gracias a la fuerza hidráulica, que conseguían mediante un canal que desviaba las aguas del arroyo Lasurtegi. Un sistema de correas y embarrados transmitía el movimiento desde dos turbinas a las sierras circulares y de cinta, optimizando así el aprovechamiento de la energía.

Su funcionamiento era estacional, ya que dependía del caudal de la regata, por lo que la actividad se desarrollaba durante los meses de invierno y primavera.

En la actualidad ha sido recuperada como un espacio interpretativo, Larrondoko zerrategia, y es posible visitarla para ver en marcha las diez máquinas del aserradero.