Rara avis

Los puentes móviles permiten facilitar el tránsito marítimo a través de mecanismos cuya apertura se controla desde una caseta de control.
Este de Ondarroa fue construido en 1926 por una empresa de Deusto, Bengoechea y Cía., según proyecto del ingeniero de caminos José González de Langarica.

Es una muestra significativa, aunque tardía, de los puentes móviles de los que tan pocos ejemplos hubo en el estado español, por la escasez de ríos o canales navegables.

Declarado monumento 2008, es una construcción en hierro, madera y hormigón y caracteriza la imagen del río Artibai a su paso por la villa de Ondarroa.