Aportación tecnológica

La Sociedad Franco-Belga levantó todo un entramado de cargaderos, planos inclinados, lavaderos, hornos,… vinculados a la explotación minera.

De entre las piezas que se han conservado cabe destacar este horno de calcinación de siderita que, por su importancia tecnológica, fue declarado monumento 2008.

Este sistema de producción suponía una evolución técnica con respecto a los viejos hornos, ya que permitía un tratamiento más eficaz del mineral sin necesidad de introducir la carga mezclada con el combustible, lo que redundaba en un mejor rendimiento.

Rehabilitado entre 2009 y 2011 por el arquitecto Ramón Garitano ha recibido numerosos premios entre los que destacamos el Accésit de los Premios COAVN 2013 del Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro.