Un viaje al pasado

Las instalaciones del Ferrocarril del Urola constituyen uno de los conjuntos de patrimonio del transporte más importantes de la CAPV, tanto por su originalidad como por su diversidad tipológica.

Entre ellas podemos apreciar desde obras de ingeniería de primer orden, en los diferentes viaductos y puentes del trazado, hasta una de las mejores colecciones de maquinaria relacionada con el ámbito ferroviario, que se conserva en Museo Vasco del Ferrocarril, en la antigua estación de Azpeitia.

El estilo de los elementos arquitectónicos de esta línea –estaciones (como las de Zumarraga, Urretxu, Azkoitia, Zestoa, Arroa, Zumaia…), casas de guardagujas, aseos, almacenes, talleres…– responde a la arquitectura neovasca y ecléctica más representativa de principios del siglo XX, proyectada, en este caso, por uno de los máximos representantes de este estilo: el arquitecto Ramón Cortazar.