Fábrica de coches y vagones Mariano de Corral – Amurrio Ferrocarril y Equipos

Empresario, innovador e inventor en el sector ferroviario

Cuando en 1924 la empresa Mariano de Corral e Hijos se trasladó a Amurrio ya tenía una amplia tradición industrial en su fábrica del bilbaíno barrio de Castaños, fundada en 1892. Desde allí se trasladaron a esta zona de Álava, en busca de solares que permitieran un mayor espacio de crecimiento para dar nuevo impulso a su producción de componentes ferroviarios.

En Amurrio encontraron un emplazamiento idóneo junto al trazado de la línea Bilbao-Tudela que favorecería los intercambios de materias primas y productos finalizados.

Hasta la década de 1960 se especializaron en la fabricación de vagones para ferrocarriles, vagones-cubas y cisternas. Uno de sus trabajos más notables fue la construcción del cargadero de mineral de Malla harria, en Zarautz. Desde 1995 la empresa funciona bajo la denominación comercial Amurrio Ferrocarril y Equipos, S.A.

 La tipología constructiva elegida para esta fábrica de vagones fue la nave de estructura metálica, con tejado a dos aguas o bien con cubierta en forma de dientes de sierra (llamada shed). Algunas de éstas rematan con frontones mixtilíneos y escalonados, de gran plasticidad decorativa. El espacio interior está distribuido de manera racional, con vías de comunicación propias que facilitan el transporte de personal y materiales a lo largo de sus siete pabellones. El acceso a la zona de producción está precedido por una zona ajardinada, frente a la que se encuentra el edificio que fue vivienda de la familia de Corral y que actualmente alberga la portería y las dependencias administrativas.