El barrio amarillo

Este barrio se proyectó dentro de las teorías, extendidas desde finales del siglo XIX, que buscaban la mejor manera de construir viviendas higiénicas y baratas para la clase obrera.

Entre 1911 y 1920, siguiendo el proyecto del arquitecto Enrique de Epalza, se levantaron 232 viviendas en el barrio de Begoña, junto a las Calzadas de Mallona. Allí se alojaron 1.200 personas, la mayoría de ellas próximas al Sindicato de Obreros Católicos Libres (llamado entonces «sindicato amarillo»), lo que le valió el sobrenombre de Barrio Amarillo.  El nombre oficial de la barriada es, no obstante, Barrio de La Cruz, por su cercanía al convento del mismo nombre.

El barrio, que ocupa una superficie total de dos hectáreas, estaba dotado de escuela, hoy desaparecida, lavaderos y depósito de agua. Allí se levanta un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, que es el más antiguo de Bizkaia.

Fue declarado monumento en 2012.